¿Conocéis el mercado francés lo suficiente para exportar a Francia de manera eficaz?

Os preguntaréis porque un artículo sobre Francia ya que seguro que muchos ya habréis hecho averiguaciones previas de cara a la internacionalización de vuestra empresa.

Simplemente porque es uno de los requisitos indispensables para exportar a Francia… A menudo no llama la atención la información la más obvia y sin embargo es la más importante para conocer a las costumbres de compra de sus locales, y por lo tanto las posibilidades de venta de vuestros productos y servicios.

Por ello vamos a proponeros un repaso global del mercado francés, y sus relaciones ya conocidas con España, y así saber mejor cómo exportar a Francia.


Francia… un país en buena forma

El «hexágono» representa un total de 66.600.000 personas, potenciales compradores : 64.500.000 en Francia metropolitana y 2.100.000 en departamentos de ultramar. Su capital, París, acogiendo 2.270.000 habitantes (12.200.000 en su área urbana), constituye un pulmón económico enorme. También cuenta con otras ciudades principales para los negocios con características muy diferentes : Marsella (850.000 habitantes, área urbana 1.750.000); Lyon (490.000, área urbana 2.100.000); Toulouse (450.000, área urbana 1.200.000).

La estructura económica de Francia es la característica de un país desarrollado en la que los servicios representan casi tres cuartas partes del total, la agricultura, silvicultura y pesca alrededor de 2% y la industria el 11,3% y la construcción algo más del 6%.

Su PIB de 2015 ha sido de 2.183.631M€ a precios corrientes, lo que supone un crecimiento anual del 1,1%, superior al 0,2% de 2014. Tiene una renta per cápita que ronda los 31.100 € (según datos de Eurostat de 2014), 105€ mayor que en 2013. La distribución de la renta, como consecuencia de la crisis, se está haciendo cada vez más regresiva, lo que supone un mayor poder adquisitivo de los franceses.

O sea que globalmente (en qué los franceses compran se tratará en otro artículo) Francia tiene más potenciales compradores, con más poderes adquisitivo, viviendo en un mundo de servicios representativo de un mercado muy maduro… ¿Qué oportunidad verdad?


Francia… un país bien relacionado

Francia es uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; también pertenece al Consejo de Europa, OTAN, OMC, OCDE, UEO, G8, G20 y a la Organización internacional de la Francofonía, entre otras muchas organizaciones. París es además la sede de algunas importantes organizaciones internacionales, entre las cuales cabe citar la UNESCO y la OCDE.

La construcción europea es uno de los ejes esenciales de la política exterior francesa. Cabe recordar que fueron precisamente dos franceses, Robert Schuman y Jean Monnet, quienes se encuentran en el origen de la misma y que Francia fue uno de los seis miembros fundadores de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en 1951 y de la Comunidad Económica Europea en 1957.

En realidad Francia mantiene relaciones bilaterales con la mayor parte de los países del mundo, una extensa red de Embajadas y Consulados distribuidos por todo el planeta. Además por su geografía, su historia, y su forma de trabajar, Francia es paso obligado para los que quieren entrar en Alemania, Europa del Norte etc… Adquieren una estabilidad, fama (o «cachet»), método y tiempos de trabajo que les facilita el acceso a los otros mercados.


Francia-España… un bilateralismo consolidado

En particular, España y Francia mantienen relaciones diplomáticas de primer orden que son consecuencia tanto de la vecindad geográfica como de la común pertenencia a numerosos organismos internacionales, y su cooperación en políticas de la UE (economía, lucha contra el terrorismo, etc…).

Así, las exportaciones francesas a España en millones de euros y según aduanas (la Direction Générale des Douanes) fueron de 29.079 (en 2013), 30.407 (en 2014) subiendo un 4,6% y 32.515 (en 2015), es decir un 6,9% de crecimiento según el año anterior. Las mismas importaciones de Francia con proveedores españoles representan 30.886 (en 2013), 29.778 (en 2014) bajando de un 3,6% , y 31.600 (en 2015) con una subida del 6,1%. España representa el tercer cliente de Francia con unos 7,3% de sus ventas, y su 6o proveedor con unos 6,2% de sus compras.

Al revés, las exportaciones españolas a Francia en 2015 alcanzaron los 38.697 millones de €, con un incremento del 2,2% sobre 2014. Las importaciones españolas de Francia fueron de 29.756 millones de €, con un alza del 1,6%.

El saldo de los intercambios sigue siendo fuertemente favorable a España. En realidad Francia continúa siendo el primer cliente de España con 15,5% del total, y sigue ocupando el segundo lugar en el ranking de sus proveedores, detrás de Alemania. Sus ventas a España han representado el 10,8% de las importaciones totales españolas, nivel dos décimas inferior al correspondiente a 2014.



En conclusión… ya veis que Francia y España llevan años de movimientos de internacionalización en los dos sentidos. Veremos en otro post qué sectores venden más hoy en día o están en gran expansión pero conocer el historial exitoso de importación y exportación entre ellos puede darnos la confianza necesaria para lanzarse.  Y para el resto … ¡dejar que B2Btwins os lo haga!… 😉


Si queréis ir más lejos, podéis mirar también 9 trucos indispensables para vender más a Francia

¿Conocéis el mercado francés lo suficiente para exportar a Francia de manera eficaz?
Etiquetado en:                             
Email
Twitter
Visit Us
LinkedIn
FACEBOOK